La Familia Hispana, El Aborto y El Derecho a La Vida

La Familia Hispana, El Aborto y El Derecho a La Vida
October 24, 2019 Comments Off on La Familia Hispana, El Aborto y El Derecho a La Vida Local Politics, News Juan Vega
Juan Vega

El estado de Alabama,  con su reciente ley para restringir el aborto, ha encendido un acalorado debate nacional entre liberales y conservadores que amenaza llegar a la Suprema Corte de Justicia. Y no es para menos, desde 1973 en que la Suprema Corte resolvió en favor del caso Roe v. Wade, legalizando de un plumazo el aborto en todo el país, el pueblo americano ha sufrido un verdadero genocidio, cegando la vida de más de 61 millones de indefensos retoños humanos.

En su momento el Demócrata Bill Clinton trató de aminorar y justificar el impacto tremendo de esa ley ultra liberal, asegurando que el aborto debería ser “seguro, legal y poco frecuente.” Pero pronto se vio la realidad y se abrió la puerta al abuso, la mercadotecnia y la deshumanización.  El aborto, de “poco frecuente”,  se convirtió de la noche a la mañana en un jugoso negocio millonario, con miles de clínicas, abogados y políticos cobrando sus honorarios  del dinero de nuestros impuestos.

Surgieron por todo el país organizaciones disfrazadas de clínicas de salud o planificación familiar cuyo único fin era realizar abortos inescrupulosamente, sin importar en muchos casos le edad avanzada del feto. Los Demócratas apoyaron a organizaciones como Planned Parenthood con jugosos recursos financieros para instalar miles de clínicas abortivas, especialmente en barrios afroamericanos e hispanos de bajos recursos.

El negocio de los abortos al mayoreo llegó a su extremo más horripilante hace tres años con videos donde se mostraba a empleados de Planned Parenthood negociando la venta de órganos y partes de los fetos abortados a supuestos clientes. No fue casual que en su primer día en la Casa Blanca el presidente Donald Trump cortó de tajo los fondos federales a esas organizaciones abortivas.

Con la nueva ley en Alabama los Demócratas han estallado en histeria y asustan diciendo que esta ley es un atentado de los Republicanos a los derechos constitucionales de la mujer. Pero esto no es así. Lo que nuestra Constitución reconoce y protege es el derecho a la vida y la libertad como regalos otorgados por Dios. La legalidad del aborto por el contrario está basada sólo en una resolución de la Corte.

El aborto es una experiencia traumática para cualquier mujer, que deja secuelas psicológicas y morales. Ahora sabemos que aun en sus primeras semanas el feto ya siente dolor. Por eso los conservadores decimos que cada estado debería escuchar el sentir de sus ciudadanos y hacer leyes que definan en qué circunstancias el aborto puede ser autorizado, como el riego inminente a la salud de la madre o violación. Esto es vivir en una democracia y no cuando un grupo de jueces decide por toda la nación en un tema tan privado como es el aborto.

La familia hispana es conservadora por larga tradición, su centro es la familia y celebramos el nacimiento de cada nueva vida de acuerdo a los valores cristianos. Nos gusta trabajar duro para dar a nuestros hijos el mejor hogar y futuro posible. La práctica del aborto, donde se despedaza al feto humano,  nos suena más como una pesadilla que esperamos nunca vivan nuestros hijos. Por eso educamos a nuestros jóvenes en la responsabilidad y el respeto de su pareja, en el uso correcto de anticonceptivos. En todo caso dar a un bebe en adopción es mil veces más humano que matar al feto en la mesa de un quirófano.

Un claro ejemplo de que los hispanos somos grandes partidarios de la familia y la vida se dio en el 2008 con la famosa Proposición 8, que buscaba mantener el matrimonio tal como dice la palabra de Dios, entre hombre y mujer. Aunque la Proposición 8 ganó la votación con el voto hispano los Demócratas nos impusieron su voluntad  llevando el caso a la corte, con jueces liberales en favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Ahora los Demócratas y los grupos feministas van a tener un gran problema para convencer al pueblo hispano de su política inmoral y decadente sobre el aborto.  Los hispanos debemos romper nuestra confianza en el partido Demócrata pues no representa nuestros valores culturales, morales o religiosos. Con su cambio vertiginoso como partido de izquierda y socialista los Demócratas atacan a la familia y se burlan de nuestros valores cristianos.

Tags
About The Author
Juan Vega
Juan Vega I was born in the State of Mexico, in a very populous municipality named Ciudad Nezahualcóyotl. I went to high school at the National Autonomous University of Mexico (UNAM). I quit college early to pursue my dream to open my own business. As an entrepreneur, I was very successful back in the ’90s launching my own company of distribution in the editorial field. My company managed the distribution of more than one hundred of the most prestigious cultural magazines in Mexico City. I had the opportunity to visit Argentina, Brazil, and the United States on many occasions to open and consolidate commercial relations with other editorial companies. I migrated to the United States in 2004, and later, I became a proudly U.S. citizen. I registered as a Republican the very same day I received my certificate of naturalization. I took the Oath of Allegiance very seriously and decided to deepen my understanding of the foundation and History of the United States. As a Hispanic immigrant, I always felt a great responsibility to assimilate and be assimilated by the culture of my new homeland. In 2016 the message of Donald Trump, debating with the other 16 Republican candidates, made a significant impact on my wife and me, and very soon, we became enthusiastic supporters of his candidacy. We joined the Republican National Hispanic Assembly in California. I am also a member and supporter of the National Rifle Association (NRA), Judicial Watch, and the Heritage Foundation.
English English Spanish Spanish
%d bloggers like this: